9 razones por las que viajar nos hace más felices

Razones por las que viajar nos hace más felices

¿Qué es lo primero que le viene a la mente cuando dice la palabra «viaje»? ¿Comprar billetes de avión de oferta? ¿Puestas de sol inolvidables? ¿Senderismo de montaña con mochilas pesadas? Cualquier viaje puede ser emocionante, estimulante y rico en aventuras, y hay mucho más que tomar margaritas en una playa bañada por el sol.

No es ninguna novedad que viajar es bueno para la forma física, pero aún mejor, según las investigaciones de los psicólogos, explorar nuevos lugares es muy beneficioso para la salud mental y emocional. En otras palabras, viajar nos hace más felices.

He aquí nueve razones para ello:

  1. NOS VOLVEMOS MÁS CONFIADOS

Ya sea un viaje por carretera a Nueva York, unas vacaciones en familia en Marruecos o la valiente decisión de dejarlo (y venderlo) todo y vivir sobre ruedas durante meses, salimos de nuestra zona de confort cuando llegamos a la naturaleza. Además, ni siquiera un plan muy detallado anula las sorpresas que se producen continuamente. Al sumergirnos en una cultura y un modo de vida diferente, aprendemos a resolver problemas en situaciones desconocidas, lo que nos hace más flexibles, pacientes y emocionalmente fuertes, aumentando así nuestra autoestima.

  1. HACER AMIGOS

Admítelo, es mucho más fácil hacer nuevos amigos cuando viajas que cuando vas del trabajo a casa. Su compañero de asiento en el avión a Londres podría convertirse en su marido, el compañero de viaje en el roadshow de Macchu Picchu podría convertirse en su empleador, o la linda chica con la que compartió un cóctel en un bar de Chicago podría convertirse en su amiga de por vida. Todas estas son historias reales que podrían ocurrirte a ti también.

  1. OBTENER VIBRACIONES POSITIVAS

9 razones por las que viajar nos hace más felices (Foto 11)

La amabilidad sincera no depende del nivel de bienestar y evoca fácilmente un sentimiento mutuo: cuando se ven las amplias sonrisas en los rostros de los aldeanos laosianos o filipinos, es imposible no devolver la sonrisa. Es estupendo que este hábito se convierta en un compañero fiel: el mundo merece propagar una epidemia de positividad.

  1. APRECIANDO DE NUEVO A AQUELLOS CON LOS QUE ESTAMOS SEPARADOS

Cuando nos alejamos del entorno familiar y de los seres queridos, ya sea por períodos largos o cortos, aprendemos a apreciarlos más. Nadie escuchará las historias sobre aventuras en países lejanos con tanta atención como los amigos y familiares, dispuestos a tolerar por amor a nosotros los monólogos entusiastas sobre las maravillas del planeta. Y luego, el maravilloso momento de encontrarse después de una separación siempre da una emoción especial.

  1. APRENDER COSAS NUEVAS

Cualquier cosa que hagamos mientras viajamos, llena nuestras vidas de experiencia y conocimiento, ya sean clases de cocina en Taiwán, lecciones de español en Colombia, prácticas de buceo en las Maldivas o yoga en Goa. El cerebro trabaja más, la adrenalina se dispara en la sangre y cada día nos hace más felices: según los psicólogos, es un proceso natural cuando aprendemos lo que nos resulta agradable.

«Antes de salir de tu tierra, vives tu vida pensando que es así en todas partes, y luego te das cuenta de que hay mucha gente, culturas y mentalidades diferentes», dice Lino Regus, autor del blog crazy-cucumber.com, que empezó en Bali y se ha convertido en un exitoso proyecto culinario en Nueva Zelanda. – Para tener un viaje exitoso, es importante cambiar a una mente abierta: ver el mundo con los ojos bien abiertos, abrazar las costumbres de otros países, probar todo lo que parece interesante, sin tratar de adaptarse a la realidad que te rodea. De este modo, tenemos una experiencia única que parece renovarnos y, por supuesto, nos hace más felices.

  1. DESCANSAR DE LA ADICCIÓN A INTERNET

Es una oportunidad que no todo el mundo aprovecha y, sin embargo, todavía hay lugares de impresionante belleza en el planeta a los que no llegan el wi-fi ni los teléfonos móviles. Viajar sin conectarse a Internet es bueno porque permite disfrutar del momento «aquí y ahora», olvidándose de los mensajes molestos y de los likes que distraen. Pruébalo: es aleccionador y te ayuda a escuchar tus verdaderos sentimientos y deseos.

  1. DISFRUTAR DE TIEMPO PARA UNO MISMO

Aunque este punto está relacionado con el anterior, no es necesario desconectar para recuperar la armonía interior. Viajar te da la oportunidad de restablecer el equilibrio, disipar el estrés en el viento, empaparte de la energía del sol y encontrar tiempo para estar a solas contigo mismo, aunque sea un viaje en gran compañía. Para los enamorados, es una buena oportunidad para poner a prueba una relación o un verdadero «wanderlust» lleno de romance y descubrimiento.

  1. EXPERIENCIAS DE TODA UNA VIDA

Nos traemos muchas impresiones de los viajes que permanecen para siempre: en la memoria, en los posts de las redes sociales, en los vídeos y en las fotos.

  1. LEVANTAR EL ÁNIMO CON RECUERDOS

La mayoría de los entusiastas de los viajes planean constantemente sus próximos viajes, pero incluso ellos se alegran de recordar los buenos momentos que ya han pasado. De hecho, es el pensamiento que te hace volver a la carretera.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.